Una vez el cliente nos encarga la reclamación por accidente de tráfico y después de haber analizado las circunstancias particulares del siniestro, comenzamos nuestras gestiones con las compañías aseguradoras involucradas, para la resolución, en el menor plazo posible, de los daños corporales y obtener de las mismas el tratamiento médico necesario.

Una vez que el lesionado se ha recuperado y/o estabilizado de las lesiones del accidente de tráfico, se plantea una negociación con la compañía aseguradora de manera extrajudicial para el cobro de la indemnización correspondiente. Esto, en la mayoría de las ocasiones, es más ventajoso que iniciar un largo y pesado proceso judicial, ya que éste encarece los costes de su reclamación, además del tiempo y molestias que supone usar esta vía.

En los casos en que la vía extrajudicial no es viable, ponemos a todo nuestro equipo jurídico a trabajar en la reclamación judicial, contando con Letrados Especializados en Trafico, Peritos Judiciales de Investigación para la recopilación de pruebas e informes que nos permiten llevar a buen término el proceso.