201804/07
0

Consejos para evitar accidentes

Todos sabemos que no debemos conducir cuando estemos tomando determinados medicamentos, o tengamos algún tipo de molestia. En este post os vamos a hablar de las lesiones oculares y por qué debemos concienciarnos de no conducir cuando estemos sufriendo algún episodio de este tipo. Si tenemos un accidente, y sufrimos algún tipo de estos síntoma, la reclamación será muy compleja.

Los conductores debemos estar concienciados respecto a nuestra capacidades de conducción

lesión ocular

La lesión ocular más común es la conjuntivitis aguda. Su síntoma es la sensación de tener algo en el ojo. Esto te puede provocar escozor, picor, lagrimeo…

Si también tenemos edema palpebral, la lesión será más grave, por lo que conducir debe quedar totalmente descartado. Con el edema palpebral, el campo visual queda disminuido.


                Consejos:

  • Se deben retirar las lentillas, aplicar colirios terapéuticos, y proteger con gafas oscuras.
  • Durante el episodio agudo de cualquier conjuntivitis se recomienda no conducir, sobre todo si se usan lentillas y se carece de gafas graduadas oscuras de sustitución.

Otro problema ocular común es la Queratoconjuntivitis primaveral, en este caso, se trata de un problema con origen alérgico. Otra variante de la Queratoconjuntivitis primaveral, es aquella producida por un herpes. En este caso, podemos sufrir úlceras en la córnea y fibrosis residual.


                Consejos:

  • No debemos de conducir hasta que nuestros síntomas hayan remitido por completo. La mayoría de los accidentes se producen porque los conductores no son aptos para la conducción al 100%.

El orzuelo es otro problema ocular común, consiste en una irritación en el párpado, produce escozor, lagrimeo, y, en general, molestia. Este problema crea una gran molestia y es recomendable no conducir.


Por último, nos gustaría hablar de los cuerpos extraños en los ojos, en la conjuntiva, habitualmente, su entrada va acompañada de una salida inmediata por la acción del parpadeo, produciendo sólo una irritación transitoria. El roce sobre el epitelio de la córnea puede erosionarlo.

En la córnea, quedan impactados sobre su epitelio. Para el tratamiento es imprescindible aplicar una gota de anestésico, y después de la extracción siempre quedará una erosión en la córnea.

Si tenéis alguna duda respecto a este post o sobre una reclamación personalizada, no dudéis en ponerse en contacto con nosotros.